Parentalidad positiva: paciencia y esfuerzo son sus ejes centrales, según Hirukide

IMG_0119

Artículo publicado el 8 de mayo de 2014

Hirukide es la federación de asociaciones de familias numerosas de Euskadi. Por familia numerosa se entiende aquella que tiene tres o más hijos, o dos en el caso de que al menos uno de ellos sufra algún tipo de discapacidad. Formada en 1999 de la unión de las asociaciones Ausarki, Lasterbide y Liluraldi, de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa respectivamente, presta servicios diversos a sus asociados y se vehicula como interlocutor ante la administración, para defender los intereses de 23.393 familias en la actualidad. Y la cifra va en aumento, tal y como comenta a HIRIAN Natalia Díez-Caballero, presidenta de Hirukide.

Esta federación organiza, además,  de forma anual, unos ciclos de charlas y talleres que, bajo el título de “Ciclos de Parentalidad Positiva”, buscan ayudar a las familias  a «educar y tratar a los hijos basándose en el ejercicio positivo de las responsabilidades de crianza, educación y cuidado». En palabras de Díez-Caballero, «hay que conocerlos y entenderlos en cada una de sus etapas de desarrollo; hay que darles seguridad y estabilidad y, por supuesto, educar partiendo de unos vínculos afectivos fuertes que fomenten la prevención y promoción de sus capacidades y habilidades».

También recuerda que hay que saber poner normas y límites, «resolviendo los problemas de manera positiva y haciendo que se sientan realmente queridos. Es indudable que la parentalidad positiva exige paciencia y esfuerzo».

Probablemente por eso son necesarias estas charlas y talleres a cargo de profesionales que ayudan en este camino. En la edición de este año, las dos primeras conferencias -celebradas entre marzo y mayo en Donostia, Bilbao y Gasteiz- llevaron por título “Diez consejos para la salud psicológica de niños y adolescentes” y “¿Cómo motivar a nuestros hijos?”. La primera trató de aportar ayuda para prevenir problemas derivados de nuestros hábitos y ritmos de vida actuales que, cada vez más, generan niños cansados, con falta de atención… Estresados, en una palabra. Y para evitar que estos estados puedan derivar en problemas psicológicos. La segunda charla se centró en la importancia de motivar a los hijos desde el afecto y la positividad, sin renunciar al necesario ejercicio de la autoridad y los límites ya mencionados.

 

TIEMPO PARA CADA HIJA O HIJO

Si esto es importante en cualquier familia en la que se quiera educar de manera positiva sin caer en el coleguismo y sin ejercer la dictadura de la paternalidad, en el caso de las familias numerosas lo es aún más. Ya que, como explica la presidenta de Hirukide, «cada hijo o hija es diferente y cada uno necesita su momento, su tiempo de calidad para ser escuchado y comprendido. Y, lógicamente, el tiempo en las familias numerosas escasea».

En las citadas conferencias se plantearon muchas cuestiones concretas, pero la mayoría de ellas tuvo como denominador común la cuestión de los límites a los hijos. Dónde empiezan o hasta dónde llegan, cuándo establecerlos o cómo gestionarlos, «y más teniendo en cuenta que, en muchos casos, estamos hablando de familias numerosas con hijos en edades diferentes», hace observar Díez-Caballero.

Las respuestas a estas interrogantes nos remiten a la base de la parentalidad positiva: con cariño,  con paciencia y con esfuerzo, y teniendo en cuenta que cada hijo es único y distinto a los demás y que, en ese sentido, la observación, el conocimiento y la atención a la etapa de madurez de los hijos, así como el apoyo y guía de profesionales de la educación y la psicología, es esencial.

Las charlas han funcionado tan bien, que en la segunda tuvieron que aumentar el aforo en algunos casos. Lo tendrán en cuenta para las charlas de otoño, sobre relaciones afectivas, resiliencia y apego en los hijos y la pareja.

 

FAMILIA Y FUTURO

Hirukide va viendo cómo su número de socios aumenta, tanto porque hay más información de los derechos de las familias como porque, debido a la crisis, más familias que cumplen con el perfil de numerosas solicitan su reconocimiento. «Esto es bueno de cara al trabajo de Hirukide como portavocía frente a las instituciones sociales y políticas, para intentar influir, por ejemplo en normativas fiscales, empleo y otras políticas como viviendas dignas para un colectivo que necesita más superficie para vivir, mejoras en materia de conciliación para que ello no sea un motivo por el que las parejas que quieran tener hijos no puedan cumplir su deseo, etc».

Díez-Caballero recuerda que hay que tener en cuenta que «la familia es una materia transversal que se vincula con múltiples aspectos de la sociedad y que, si a todas las familias les afectan los recortes en sanidad o educación por ejemplo, en las familias numerosas la situación se agrava aún más».

Opina que «en las políticas de familia se deberían coordinar y consensuar todas las instituciones y fuerzas políticas. No se puede ser cortoplacista en las medidas a adoptar, porque así no se lograrán bases sólidas para una Euskadi joven y saludable ni para una sociedad amigable con las familias».

MÁS SOBRE ESTE TEMA: HIRUKIDE.COM

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




No hay comentarios

Añadir más

Deja un comentario