Eguzki cree que la próxima implantación del quinto contenedor voluntario en Errenteria es “la noticia de un fracaso anunciado”

El colectivo ecologista Eguzki de Oarsoaldea ha mostrado su disconformidad con la decisión del Ayuntamiento de Errenteria de implantar en el municipio el quinto contenedor de uso voluntario. Se trata, según Eguzki, de “la noticia de un fracaso anunciado”. Así, ha señalado que “se implantan las dos velocidades de reciclaje, y que recicle los residuos orgánicos sólo la parte de la ciudadanía más concienciada”.

Sus miembros se muestran convencidos de que “después de un tiempo prudente, se van a confirmar los resultados exiguos de esta propuesta, y entonces los gestores de este Ayuntamiento se verán en la necesidad de cambiar de actitud y adoptar medidas más valientes y más acordes con los objetivos ambientales y económicos que una gestión eficaz de los residuos exige”.

 

En estos términos se ha pronunciado Eguzki de Oarsoaldea: 

“Cada vez es más evidente que la actitud que muestran los partidos políticos con relación a la gestión de residuos responde única y exclusivamente a intereses partidistas y económicos y a cálculos electorales. Las experiencias positivas llevadas a cabo en pueblos y ciudades lejanas no servían y se desprestigiaban conscientemente alegando desconocimiento o desconfianza hacia las mismas. Hoy ya ese argumento no les sirve, las experiencias las tenemos aquí, en nuestro entorno y los resultados son irrefutables.

Experiencias que desde el punto de vista económico son más baratas, más eficientes y consumen menos recursos y, desde el punto de vista medioambiental, disminuyen la emisión de gases de efecto invernadero en proporciones importantes. Tenemos a las puertas del municipio los ejemplos de pueblos limítrofes que superan cotas del 85% con diferentes variantes del modelo puerta a puerta de recogida selectiva de residuos: Oiartzun, Hernani, Pasaia, Astigarraga, Lezo,…

El Plan de Acción de Energía Sostenible (PAES) que está redactando el Ayuntamiento de Orereta-Errenteria lo dice de forma categórica, los residuos suponen el 65% de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero que prevé el Plan. Frente a esta realidad, los intereses antes citados, impiden que se desarrollen sistemas de recogida de residuos que suponen verdaderos avances en la gestión actual de este problema que castiga nuestra ya delicada economía doméstica, y suponen una clara agresión al medio ambiente.

Orereta-Errenteria es desgraciadamente un exponente claro de esa gestión ineficaz, cara y contaminante tal y como lo refleja el diagnóstico que acompaña el Plan de Prevención de Residuos, que también está redactando el Ayuntamiento. Es conocido, que las experiencias puestas en marcha en torno al 5º contenedor, no han aportado avances importantes y se han planteado como frenos de otros sistemas de recogida de residuos que garantizan resultados espectaculares, cercanos al 90%, teniendo en cuenta que actualmente en Orereta-Errenteria la recogida selectiva sólo alcanza el 32%. Así y todo, y después de tanto tiempo, sólo se ofrece a los oreretarras el 5º contenedor con carácter voluntario (¿para llegar al 38-40?%).

Muy lejos de un modelo “Residuo Cero”, y dicho de otra manera: más de lo mismo, se implantan las dos velocidades de reciclaje, y que recicle los residuos orgánicos sólo la parte de la ciudadanía más concienciada.

Aunque en estos momentos la complicidad con los partidos políticos no alcanza cotas importantes, queremos encontrar algo de positivo en esta insuficiente decisión. Estamos convencidos que después de un tiempo prudente, se van a confirmar los resultados exiguos de esta propuesta, y entonces los gestores de este Ayuntamiento se vean en la necesidad de cambiar de actitud y adoptar medidas más valientes y más acordes con los objetivos ambientales y económicos que una gestión eficaz de los residuos exige. Es decir, no podemos entender la decisión del Ayuntamiento de implantar el 5º contenedor voluntario, sino como un tránsito obligado hacia una política de gestión de los residuos económicamente más barata, ambientalmente más sostenible y socialmente más responsable. No estamos para perder tiempo pero en este caso parece irremediable”.




No hay comentarios

Añadir más

Deja un comentario