Agur a las calles franquistas

20elosegui

20eloseguiUNA COMISIÓN CREADA POR EL CONSISTORIO DE DONOSTIA EN 2012 ESTÁ ANALIZANDO SU CALLEJERO MUNICIPAL PARA ELIMINAR LOS NOMBRES Y SUS JUSTIFICACIONES IMPUESTOS POR LA DICTADURA. YA SE HA PROCEDIDO A LA SUPRESIÓN DE ALGUNO DE ELLOS

POR AITOR AZURKI

Alcalde Elósegui, Pío XII, Avenida de Navarra… Son muchas las calles de Donostia que todavía hoy, más de tres décadas después de finalizar el régimen de Franco, mantienen nombres acuñados en la dictadura. Por ello, a finales de 2012 el Ayuntamiento de la capital guipuzcoana constituyó una comisión para el estudio de las distintas denominaciones del callejero municipal. En un principio, su plazo de funcionamiento estaba previsto hasta finales de 2012, pero, posteriormente, por unanimidad, se decidió darle un año más de vigencia.

«El primer trabajo de la comisión fue en torno a la propuesta de modificación de ‘Conde de Plasencia’, que venía de la legislatura anterior, cuando EA llevó a la Comisión Especial de Derechos Humanos la necesidad de modificar esta calle. Esto fue apoyado por EA y PNV y contó con la abstención de PP y PSE-EE. Se aceptó el cambio, pero no se materializó. En esta legislatura se formuló por parte del PSE-EE una propuesta de modificación de esa calle por la de Rafael Munoa, que se aceptó por unanimidad». Son palabras del concejal delegado de Vivienda y Urbanismo, Ricardo Burutaran, quien explica a HIRIAN con detenimiento los primeros pasos del mentado grupo de trabajo.

Esta modificación es una de las varias que solicita la Asociación de Víctimas del Genocidio de Donostia, entidad que pidió el pasado año al alcalde, entre otras cosas, la retirada del callejero donostiarra de los nombres de personas «de ideología fascista», como Luis Pradera, Alcalde Elósegui, Pío XII, Conde de Plasencia y Satrústegui, entre otros.

Por su parte, la comisión, dirigida por José Luís Arrúe, del PP, continuó su trabajo, en primer lugar con el análisis de las propuestas y criterios de los diferentes grupos políticos, entre los cuales destacan la recuperación de la toponimia de la zona y la sustitución de las denominaciones actuales por nombres de mujeres. «Como criterio previo, Bildu realizó una propuesta para estudiar todas las calles que tengan una relación con el franquismo, que fue asumida por el resto de componentes de la comisión», explica Burutaran.

 

ESTUDIO SOBRE CALLES

El Ayuntamiento de Donostia encargó al miembro de Aranzadi Josu Tellabide, así como al experto en la materia Asier Agirresarobe, redactar un estudio sobre la relación de calles impuestas y/o aprobadas en la época franquista, excluyendo las que se refieran a topónimos u oficios. Concretamente, las calles o plazas nombradas entre 1936 y 1951 que no han sido eliminadas –tengan o no relación con el franquismo- son las siguientes: Plaza Alfonso XIII, paseo del Maestro Arbós, calle Escolta Real, Avenida del General Tomás Zumalacárregui, plaza Ignacio Zuloaga, Avenida de Navarra, plaza del Padre Claret, Avenida Reina Regente y Avenida Sancho El Sabio.

En dicho estudio figura también un segundo grupo, que abarca desde 1952 hasta 1978: Calle los Amézquetas, Calle Eustasio Amilibia, calle Apostolado, calle José Arana, calle José Arteche, paseo de Pío Baroja y paseo Cristóbal Balenciaga, entre otros muchos. Asimismo, cabe destacar que existe una larga relación de calles franquistas suprimidas en 1979, tales como la plaza 18 de Julio, Avenida de España, Avenida del Generalísimo Franco o la calle del Tercio de Montejurra.

Dentro de las calles impuestas en la dictadura, para la comisión existen dos tipos de casos. El primero de ellos sería el de las denominaciones de claro carácter fascista, como Conde de Plasencia o alcalde Elósegui.

En el estudio realizado para la comisión se hace referencia a algunas de dichas calles. Con la plaza de Pío XII, una de las que la asociación de víctimas reclama eliminar, se indica concretamente que el acuerdo por el que se decide la mentada denominación es de 27 de marzo de 1956 y que el papa Pío XII era, al parecer, simpatizante del régimen franquista. El nombramiento fue realizado siendo alcalde de San Sebastián Juan Pagola Bireben. Este nombre fue impuesto a muchas de las plazas y calles del Estado español.

En cuanto a Luis Pradera, el nombramiento se realizó el 25 de enero de 1950. Dicha persona nació en Matanzas, Cuba, en 1874 y falleció en Donostia en 1946. «Sin embargo, en el estudio no encuentran ninguna relación franquista», subraya el concejal.

Es bien diferente lo que sucede con el nombre Alcalde José Elósegui, ya que fue primer edil en dos épocas: entre 1902 y 1905 así como 1925 y 1927. Es esta segunda la que corresponde a la dictadura de José Antonio Primo de Rivera. En el citado estudio no se realiza ninguna referencia a la Avenida Satrústegui, pero sí, en cambio, acerca de la Plaza de Resines y Olóriz: «Se realizó y se aceptó la denominación el 3 de diciembre de 2001 -no en el franquismo-, en referencia a dos personajes: Carmen Resines y Josefina Olóriz, que fueron nombradas regidoras o concejales en el Ayuntamiento de Donostia el 20 de junio de 1925. Una de ellas, Josefina Olóriz, dice el estudio que después del golpe de estado de 1936 fue nombrada inspectora de primera enseñanza en San Sebastián y que en Gipuzkoa participó como directora en la llamada Comisión de Depuración de la Enseñanza, organismo que se dedicó a la represión de la cultura vasca y de la educación progresista», lee Burutaran textualmente del informe.

 

justificación franquista

En el segundo grupo de casos, la revisión no se plantea porque el nombre tenga claro carácter franquista, sino por la justificación que actualmente glosa en el callejero. Como ejemplo, la Avenida de Navarra: «Esta denominación fue realizada el 15 de junio de 1937 y la justificación textualmente dice: ‘Se acordó dar a la nueva avenida el nombre de la provincia vecina como homenaje de efecto y admiración que durante el Movimiento Nacional los guipuzcoanos dedicaron a Navarra. Homenaje merecido por el patriotismo y valor con el que los navarros colaboraron en la victoria de las fuerzas nacionales y reconocimiento especial de San Sebastián por haber sido tropas y tercios navarros en su mayoría los que libraron la ciudad el 13 de septiembre de 1936’», lee el edil.

En estos casos se decidió no modificar el nombre, sino cambiar su justificación.

Preguntamos a Ricardo Burutaran si, ante la duda, se eliminarán o no las denominaciones, y el concejal explica que «de momento, no hay ninguna determinación más. Tenemos el estudio aquí y ahora mismo no hay decidido nada más respecto a nuevas actuaciones».

En todo caso, señala que desde el Gobierno municipal se pretende «seguir profundizando» en relación a aquellas calles «que tienen ciertos indicios» de que su denominación pudiera estar justificada con un elemento de exaltación a la dictadura franquista.

«Si eso se confirma, trataremos de proponer su modificación. Y cuando no se confirme, de momento, mientras no tengamos nuevos indicios, damos esa denominación por correcta». Burutaran afirma también que en algunos casos se va a requerir de «una investigación más detallada para ver si estos indicios primeros se confirman». Por tanto, la comisión va a seguir investigando en los próximos meses.

Por otra parte, algunas voces del mundo de la memoria histórica han denunciado también el nombre del centro donostiarra de la UPV-EHU Carlos Santamaría, ubicado en la capital donostiarra, puesto que, pese a  ser un gran euskaltzale, al parecer en su juventud habría sido «simpatizante del Movimiento». A esto el edil contesta que «la denominación de la UPV-EHU evidentemente les corresponde a ellos. Ahí no entramos».

SUPRESIÓN DE PLACAS

Amén de estas denominaciones de carácter franquista, existen decenas de placas en fachadas y portales donostiarras de la época de la dictadura. A este respecto, la Ley 52/2007 de 26 de agosto de Memoria Histórica recomienda, en su artículo 15, la eliminación de los símbolos franquistas y el Parlamento Vasco también se pronunció en pro de la supresión de dicha simbología. Por tal motivo, el pasado mes de junio el Gobierno municipal de Donostia, de acuerdo con la Comisión Especial de Derechos Humanos, anunció que pondrá en marcha una iniciativa para la retirada de los símbolos franquistas de la ciudad.

El Consistorio considera que, «para construir el futuro, es imprescindible conocer el pasado, y la memoria histórica aporta justicia social, verdad y reconocimiento». Hacemos referencia en la conversación también a este asunto. El edil donostiarra apunta que «lo que está claro es que este tipo de elementos hay que proceder a retirarlos, porque suponen una agresión histórica, sentimental y visual».

Para llevar a cabo dicha localización se solicitará a la ciudadanía que, si tiene identificados en su casa o barrio algunos de estos símbolos, lo comunique al Ayuntamiento, a través del teléfono 943 48 38 98 o por correo electrónico en la dirección casadelapaz@donostia.org.

El Consistorio coordinará esta iniciativa a través de las áreas municipales de Derechos Humanos y de Mantenimiento Urbano.




Hay 1 comentario

Añadir más

Deja un comentario