Apoyo a Javier Zabaleta, el carnicero de Irun que se vio implicado en el caso Contador

contador

El martes 28 de febrero, Jon Urigüen, diputado de Innovación, Desarrollo Rural y Turismo, mostró su apoyo y respaldo en nombre de la Diputación a Javier Zabaleta, carnicero que se ha visto implicado en el caso del ciclista Alberto Contador, por haber argumentado la defensa del deportista que el clembuterol detectado a éste (sustancia por la que fue acusado de dopaje) podría tener su origen en una carne vendida por Zabaleta. El gesto de solidaridad de la Diputación se une a los de Iker Huizi, gerente del gremio de Carniceros y Charcuteros de Gipuzkoa, así como a los de Maialen Goia e Iñigo Etxezarreta, presidenta y vicepresidente de la Asociación de Carnicerías de Gipuzkoa, respectivamente, que estuvieron presentes en el acto junto al propio Zabaleta y a Koldo Lizarralde, director foral de Agricultura y Desarrollo Rural.

Tras haber quedado demostrado que la carne suministrada por este carnicero de Irun nada tenía que ver en el caso Contador, Javier Zabaleta ha visto terminar ya el calvario que ha vivido durante el último año y medio. En este tiempo se ha sentido “perseguido”, y, antes de que se dictase la sentencia, no se ha sentido “ni apoyado, ni consultado, por parte de todos en general”. En ese aspecto destacó que durante el año y medio que ha durado todo el proceso “me lo he tenido que comer todo yo solo”, y que no se ha sentido “protegido”. No obstante, afirmó que tras la sentencia, las muestras de apoyo y el interés por parte de los medios de comunicación han sido “abrumadoras”. Zabaleta también indicó que no descarta recurrir a la vía judicial para exigir responsabilidades a la defensa de Contador, si bien subrayó que sus abogados “están analizando todo, para ver si es viable o no”.

GARANTÍAS ALIMENTARIAS

Asimismo, los diferentes representantes del sector carníco presentes en Diputación explicaron las tres pautas que todos los productos de ese sector han de seguir para ofrecer a los clientes “las garantías del sistema alimentario”. La primera pauta consiste en un sistema de control sanitario, de forma que “se realizan controles en todas las etapas del producto”. El siguiente punto es la trazabilidad, que Goia definió como “el mapa de origen de los alimentos”. En esa fase, según se indicó, “se analizan todos los pasos del producto cárnico”, desde su nacimiento, país de origen y de alimentación hasta dónde ha sido sacrificado, entre otros aspectos. Una etapa que supone “un instrumento muy útil para definir el origen del producto”. La tercera pauta consiste en “la profesionalización del sector”, desde la adecuación y modernización de los establecimientos, hasta ofertas y servicios o condiciones higiénicas, entre otros aspecos. Goia destacó que con esos tres pasos “la sanidad de los productos está garantizada, por lo que, en ese sentido, los profesionales del sector están muy tranquilos”.

En relación a esto último, el carnicero de Irun señaló que la defensa de Contador “no tuvo en cuenta la trazabilidad, ni tampoco hasta qué punto la carne está controlada” al querer responsabilizar a ese producto del positivo de su cliente. Zabaleta mostró su deseo de cerrar este asunto y volver a la normalidad de su trabajo.




No hay comentarios

Añadir más

Deja un comentario