La instructora de lenguaje de signos Mirari Marfagon, con su hijo Noah